Post

Así es el páncreas artificial que controlará automáticamente la diabetes

El sistema está formado por una bomba de insulina, un sistema de medición de azúcar y un algoritmo.

El sistema de páncreas artificial que se ha adelantado casi dos años a lo que esperaban los especialistas, está indicado, por el momento, para personas con diabetes tipo 1, y gracias a él pueden tener controlados sus niveles de glucosa de forma automática.

Ignacio Conget, de la Unidad de Diabetes del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Clínic de Barcelona nos explica que, el páncreas artificial “es un sistema de control automático de las cifras de glucosa”, que se compone de tres elementos. En primer lugar, “un sistema que administra la hormona que ‘baja’ el azúcar, que es la insulina”. Además “otro sistema que mide el azúcar en la sangre, que es un monitor continuo de glucosa”. Por último, “y entre medias de ambos”, un algoritmo matemático, “que es el que hace los cálculos, que no tienen por qué ser demasiado complejos, y que en función de una cifra determinada de glucosa, es capaz de decidir cuánta insulina debe administrar”.

De esta forma, el paciente puede ‘despreocuparse’ de sus niveles de azúcar, ya que es la máquina la que está continuamente monitorizándole y manteniendo estables sus niveles. No obstante, señala Conget, el sistema que ahora mismo no está disponible no es totalmente automático, sino que hablamos de un modelo híbrido.

“Esto significa que el sistema automatizado se encarga de manejar y poner bajo control las cifras de azúcar a lo largo de todo el día, exceptuando, por ejemplo, cuando el paciente va a comer”, explica Conget. “Cuando esto sucede, el paciente se lo indica al dispositivo y el dispositivo le sugiere una cantidad de insulina”, para que sea el paciente el que acepte la recomendación o la “retoque”. “El resto del día es el sistema automáticamente el que toma decisiones y lleva el azúcar a niveles normales”, comenta el especialista.

A diferencia de los anteriores sistemas, donde quien tomaba las decisiones en función de la interpretación de los valores era el paciente, ahora es el dispositivo el que de forma autónoma la mayor parte del tiempo, ahorra esa complicación.

Fuente:

Redacción Medica